“no tienen vinculación con ciudadanos de origen judío”

12 noviembre 2009

comando

En Uruguay el “Caso Feldman” sigue siendo fructífero para la industria del eufemismo.  Gracias a él hemos encontrado la forma políticamente correcta de decir hoy en día que se es nazi. La ocurrencia aparece en el Diario el País, partiendo de los dichos de fuentes del llamado Comando Lavalleja. Leemos a continuación fragmentos de la nota:

Una de las líneas de investigación que llevan adelante integrantes del Poder Ejecutivo en el caso Feldman apunta a militares “de derecha” integrantes del “Comando Lavalleja”.

Recordaron que el “Comando Lavalleja” es una organización militar “de ultra derecha y ultra nacionalista”, que presuntamente en la década de los 90 llevó adelante una serie de atentados.

Sin embargo, fuentes de la organización “Comando Lavalleja” descartaron cualquier relación con Feldman y aclararon que no tienen vinculación con ciudadanos de origen judío.

Suponemos que todos los neo-nazis del Uruguay, luego de leer esta noticia, irán corriendo a raparse o a comprar unos lindos borceguís negros.

Y si alguien por la calle les grita “Nazis HDP!!!” podrán responder llenos de orgullo “yo no soy nazi, solamente no tengo vinculación con ciudadanos de origen judío”.

Anuncios

ajuste de cuentas – ajusticiar

22 mayo 2009

BlindNakedJustice

.

.

¿Qué imagen

de la justicia

se nos brinda

en los medios

de prensa?

.

.

El eufemismo “ajuste de cuentas” (del que ya hemos hablado) es de uso común en las crónicas policiales. Es usado para transmitir una idea de justicia. “Las cuentas se ajustaron” podría decirse luego de que algún criminal es asesinado por otro. Justicia por mano propia podría llamarse. El caso que presentamos hoy fue tomado de dicha sección del Diario La República y dice lo siguiente:

Un delincuente de 28 años murió acribillado a balazos en la madrugada de ayer en Cerro Norte, lo que presumiblemente se trata de un ajuste de cuentas en la puja por dominar numerosas “bocas” de venta de drogas en la zona.

Un caso común y corriente hasta ahí, pero al final aparece un parrafo que nos llama la atención:

Precedido de una inacabable historia que se remonta a las bandas de los apresados “Rambo” Peña, de Armas, el “Betito” y varios de sus familiares, con el ajusticiamiento del “Lito” suman ya cinco las muertes violentas originadas por el dominio de los numerosos expendios de pasta base y otras drogas instalados en la zona montevideana.

¿Qué es eso de ajusticiamiento? Según el Diccionario de la RAE, ajusticiar sería “Dar muerte al reo condenado a ella”. Aquí para reforzar la idea de “se hizo justicia” aportada por ajuste de cuentas, se usa ajusticiamiento en vez de asesinato. De alguna manera se reconoce que las organizaciones criminales son capaces de sentenciar a muerte y luego ejecutar la sentencia (eso significa ajusticiar) haciendo uso de algún tipo de justicia.

Entonces, las mafias ajustan cuentas, ajustician, ¿hacen justicia? Quizás los medios de prensa y las fuerzas del orden deberían buscar otros términos para referirse a estos hechos. En vez de eufemismos que hagan referencia a la justicia, podrían usar eufemismos deportivos: empate por ajuste de cuentas y patear un penalti por ajusticiar. Casi cualquier término haría menos daño a la idea de justicia que los elegidos.


“culminación del homicidio culposo”

5 febrero 2009

Citamos de El País, sobre un caso ampliamente comentado en Uruguay. La jueza del asunto, excelente abogada defensora, nos brinda este ejemplo.

“Un plomero de Salinas” electrificó una fuente en su propiedad. Un ladrón muere electrocutado. El dueño de casa esconde el cuerpo. Es procesado sin prisión.

¿Por qué? Según la jueza: “el caso se trató de ‘un homicidio culposo, no hay una intención de matar, hay un resultado en este caso de muerte como consecuencia de una conducta culposa, o negligente, imperita […] ‘La actividad que había hecho este hombre, de electrificar algo de su propiedad, no era en sí un delito’, precisó la jueza y ejemplificó: ‘no era una cerca electrificada’. […] Motta tampoco entendió que el ocultamiento del cadáver haya supuesto una actividad dolosa. ‘Es una culminación, si se quiere del homicidio culposo’, señaló.”

Todo claro, muchas gracias a la justicia. Conectar una trampa mortal en el jardín de tu casa es legal siempre y cuando no sea una cerca. Luego, ocultar el cuerpo sin vida de una persona para que la policía no lo encuentre, se llama “culminación del homicidio culposo” y no merece pena.

Para terminar, dijo la señora jueza “Este hombre no hizo, literalmente, nada de nada. No midió el alcance de sus actos”. Bien, aquí literalmente es eufemismo de “literariamente” ? No solo no hizo nada, sino que no midió el alcance de los actos que no hizo.